Make your own free website on Tripod.com

.

xto_link_jesus_redu_01.gif (15602 bytes)

San José.

 

San José es el principal de los santos católicos que a través de los siglos han ido enriqueciendo el santuario de nuestra Iglesia. Los hombres y mujeres que han demostrado su Fe más allá de lo puramente físico. Entre ellos, San José es el principal. Él es, nada más y nada menos que el padre terrenal de Jesús,

Lo único que sabemos de él es que se casó con María, que era carpintero y que probablemente murió durante la adolescencia de Jesús. Nada más conocemos de este hombre excepcional como poco más conocemos de su esposa María, ya que la religión no se entiende en la adoración de situaciones terrenales, sino en el amor a Dios. Los primeros cristianos comprendieron esto perfectamente y centraron su Fe en Cristo Resucitado sin importarles demasiado la vida del Señor. Por eso lo único que conocemos de su infancia son las escasas líneas de los Evangelios, especialmente las escritas por Lucas en la pequeña parte que conocemos como "Evangelio de la infancia".

Pero si históricamente casi nada es lo que conocemos de San José, transcendentalmente es mucho, ya que San José es una presencia viva y cálida que se manifiesta con sencillez a los creyentes envolviéndonos con su amor de padre, el mismo que arropó al hijo al que un día conocerían como Cristo. Esa constancia de su presencia, que para mi familia está atestiguada en la persona de mi propio padre, es un hecho continuo a lo largo de la Historia y es lo que hace que San José sea un santo muy, muy especial para los creyentes. La oración a San José, uno de los más firmes pilares de nuestra Fe, es una experiencia enormemente grata que recomiendo vivamente.

San José es el protector de Jesús. Dios le confió una misión única: cuidar de Cristo en su niñez como cuida un padre de su hijo. María y José son los dos ejemplos más grandiosos de amor fraternal, ejemplos que debemos hacer nuestros para intentar proteger a la infancia del mal y sobre todo, del desamor.

En las iglesias hay imágenes de San José, del padre de todos nosotros, que siempre le muestran como fue: un padre que amaba a su hijo y que fue amado por él.

xto_san_jose_100.jpg (24953 bytes)

Eterno tributo al amor fraternal y al vínculo que siempre debe existir entre un padre y un hijo.

ÍNDICE